Recién nacidos en la sala de parto: lo que necesitas saber

Recién nacidos en la sala de parto: lo que necesitas saber

La llegada de un recién nacido es un momento emocionante y lleno de alegría para la familia. Sin embargo, la sala de parto puede ser un lugar desconocido y lleno de incertidumbre para algunos padres. En este artículo, te proporcionaremos toda la información que necesitas saber sobre los recién nacidos en la sala de parto.

Fases del parto

Antes de sumergirnos en los detalles de los recién nacidos en la sala de parto, es importante recordar las tres fases del parto, a saber, la fase de dilatación, la fase de expulsión y la fase de alumbramiento. La fase de dilatación se refiere al período de tiempo durante el cual el cuello uterino se abre para permitir que el bebé pase por el canal de parto. La fase de expulsión es la fase en la que el bebé sale del canal de parto, y la fase de alumbramiento es la fase en la que la placenta se expulsa del cuerpo de la madre.

El primer contacto con el recién nacido

Después del nacimiento del bebé, es importante que tenga contacto piel con piel con la madre o el padre. Esta piel con piel temprana ayuda a establecer un vínculo emocional entre los padres y el bebé. Además, el contacto piel con piel también ayuda a regular la temperatura corporal del bebé, el ritmo cardíaco y la respiración. Si es posible, se debe intentar que el bebé permanezca en contacto piel con piel durante al menos la primera hora después del nacimiento.

Cuidado inmediato del recién nacido

El cuidado inmediato del recién nacido en la sala de parto incluye la evaluación del Apgar, la administración de profilaxis ocular, la administración de vitamina K y la realización de un examen físico completo. El Apgar es una evaluación que se realiza al minuto de nacer el bebé y de nuevo a los cinco minutos para evaluar su adaptación a la vida extrauterina. La profilaxis ocular es una medida de prevención para la conjuntivitis neonatal y consiste en la administración de pomada oftálmica antibiótica. La vitamina K se administra para prevenir la hemorragia intracraneal, y el examen físico completo incluye la evaluación del peso, la talla, la circunferencia cefálica y la auscultación cardíaca y pulmonar.

Alimentación del recién nacido

La alimentación del recién nacido en la sala de parto será diferente dependiendo de si la madre está amamantando o alimentando con biberón. Si la madre está amamantando, el bebé se acerca al pecho en la primera hora después del nacimiento, ya que la producción de leche materna comienza a las pocas horas después del parto. Si la madre no puede amamantar o ha elegido no hacerlo, el bebé se alimentará con leche de fórmula. Es importante recordar que la leche materna proporciona numerosos beneficios para el recién nacido, como la protección contra enfermedades y la promoción de un sistema inmunológico saludable.

Cuidados posteriores

Después de la evaluación y los cuidados iniciales en la sala de parto, el bebé será trasladado a la sala de recuperación con la madre. Aquí, se le realizará un seguimiento continuo de su temperatura, ritmo cardíaco y respiración. También se llevará a cabo un seguimiento de su alimentación y se realizará un examen físico completo al menos una vez al día. En los días posteriores al parto, es importante prestar atención a la continuidad de la alimentación y el sueño del bebé, así como a cualquier signo de problemas o complicaciones.

Conclusión

La llegada de un recién nacido puede ser un momento emocionante, pero también puede estar lleno de incertidumbre y nerviosismo para los padres. Saber qué esperar en la sala de parto y después de ella puede ayudar a los padres a sentirse más preparados y seguros. Asegurarse de que el bebé tenga contacto piel con piel temprano, recibir los cuidados iniciales necesarios y mantener una comunicación abierta con el equipo médico son aspectos importantes para garantizar un comienzo saludable para el recién nacido.