¿Cuándo se necesita Monitoreo Fetal?

El Monitoreo Fetal es una técnica clave en la atención prenatal, ya que permite evaluar la salud del feto durante el embarazo y el parto. Si bien no todos los embarazos necesitan monitoreo fetal, hay situaciones en las que es esencial para asegurar el bienestar del bebé y tomar las medidas necesarias para evitar complicaciones. En este artículo, discutiremos cuándo se necesita el monitoreo fetal y cómo se lleva a cabo.

¿Qué es el monitoreo fetal?

El monitoreo fetal es un proceso en el que se registran los latidos del corazón fetal y las contracciones uterinas para evaluar la salud del feto. Se lleva a cabo durante la etapa final del embarazo y durante el parto y es una técnica no invasiva que no causa dolor a la madre o al bebé. El monitoreo fetal es esencial para detectar cualquier problema que pueda poner en peligro la vida o la salud del feto.

¿Cuándo se necesita monitoreo fetal?

El monitoreo fetal se realiza de manera rutinaria para todos los embarazos en algunos países, como los Estados Unidos. Sin embargo, en otros lugares, solo se lleva a cabo en situaciones específicas. Estas son algunas de las indicaciones comunes para el monitoreo fetal:

Embarazo de alto riesgo

El monitoreo fetal es esencial en embarazos de alto riesgo. Estos incluyen embarazos múltiples, embarazos en mujeres mayores de 35 años, antecedentes de complicaciones en el embarazo anterior, enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión arterial, y otros problemas de salud materna.

Retraso de crecimiento intrauterino

En algunos casos, un feto puede no estar creciendo adecuadamente dentro del útero de la madre. Esto se conoce como Retraso de crecimiento intrauterino (RCIU). El monitoreo fetal es esencial en estos casos para detectar signos de sufrimiento fetal.

Hipertensión arterial

La hipertensión arterial en la madre durante el embarazo puede afectar la salud del feto. El monitoreo fetal es crucial en estos casos para asegurar que el bebé esté bien y tomar medidas necesarias como dar a luz antes de tiempo.

Diabetes materna

Las mujeres con diabetes antes del embarazo o las que desarrollan diabetes gestacional durante el embarazo tienen un mayor riesgo de complicaciones durante el parto. El monitoreo fetal es esencial en estos casos para controlar cualquier problema que pueda surgir.

Embarazo prolongado

Un embarazo prolongado puede poner en peligro la vida del feto. El monitoreo fetal es esencial en estos casos para asegurar que el bebé esté bien y tomar medidas necesarias como inducir el parto.

¿Cómo se realiza el monitoreo fetal?

Existen dos tipos de monitoreo fetal: el monitoreo electrónico y el monitoreo manual.

Monitoreo electrónico

El monitoreo electrónico es el método más común y no invasivo. Se utiliza un aparato electrónico llamado cardiotocógrafo (CTG) para registrar los latidos del corazón del feto y las contracciones uterinas de la madre. Este es un procedimiento indoloro que se realiza desde la 37a semana de embarazo.

Monitoreo manual

El monitoreo manual se realiza mediante la palpación del abdomen de la madre. Este método se utiliza en casos en los que el monitoreo electrónico no es posible, como cuando la madre está en trabajo de parto en casa o en un parto en el agua.

Conclusión

En resumen, el monitoreo fetal es esencial para evaluar la salud del feto durante el embarazo y el parto. Se necesita en situaciones de embarazo de alto riesgo, RCIU, hipertensión arterial, diabetes materna, embarazo prolongado, entre otros casos específicos. El monitoreo fetal se realiza mediante monitoreo electrónico o manual y es indoloro. Si su médico recomienda el monitoreo fetal, no lo dude y siga las recomendaciones para asegurar la salud del feto.